Anómalas

De los libros nos gusta todo. El olor y el tacto del papel, la tipografía, los blancos, el acariciador sonido de las hojas al pasar… Y el placer único de cerrarlos con la satisfacción de haber disfrutado de experiencias y momentos que ya son nuestros y que nos han hecho un poco más inteligentes o que han tocado profundidades que son de todos, aunque pocos son los capaces de ponerlas al alcance de los demás. Los libros son un deleite físico y un motivo de regocijo espiritual. Las dos caras de un oficio del que Ediciones Anómalas se siente continuadora, con el afán de merecer la confianza de lectores exigentes.